Feeds:
Comentarios

Archive for the ‘Astronomía’ Category

Publicado en Mala Ciencia 

Primero fue una noticia, luego una película, y hoy le toca el turno a la cultura popular. Como muchos saben, el 24 de Junio es el día de la festividad de San Juan Bautista, y la noche anterior (la del 23 al 24) se celebra la llamada Noche de San Juan. Los detalles de la fiesta pueden variar de un sitio a otro de la geografía española, pero la base es la misma: las hogueras y el fuego en general, iluminando la noche más corta del año.

¿La noche más corta de año? Bueno, eso es lo que piensa la mayoría de la gente, pero en contra de la creencia popular, la noche más corta del año no es la del 23 al 24 de Junio, sino la del 20 al 21 de Junio, que es cuando se produce el solsticio de verano y marca el inicio de dicha estación. El motivo del error es muy fácil de explicar: Durante la expansión inicial del cristianismo, se adoptaron como propias varias fiestas y ritos paganos. Concretamente, el 24 de Junio coincidía con un fiesta pagana que giraba en torno al sol, al agua y el fuego (de ahí las hogueras). Y se celebraba el 24 de Junio, precisamente por ser el solsticio de verano, es decir, el día más largo (y por tanto, la noche más corta) del año.

Ahora es cuando el lector dirá “¿Pero no acaba de decir este tío que el solsticio era el 21 y no el 24?”. Pues sí, así es, pero no siempre ha sido así. La causa es que un año no son exactamente 365 días (de ahí los años bisiestos). Pues bien, este desajuste hace que los solsticios (y los equinocios) sean cada año un poquito antes. Cada año bisiesto los vuelve a retrasar, pero no lo suficiente. De hecho, cuando en 1582 se pasó del calendario juliano al gregoriano, el desfase era de 10 días. El cambio de calendario volvió a ajustar las fechas e incluso redujo el error que se produce año tras año, pero aún así, más de 400 años después, tenemos un desfase de 3 días.

La tradición popular ha mantenido la asociación entre la Noche de San Juan y la noche más corta (porque en su origen era así), e incluso podemos verlo en telediarios y periódicos, cada vez que se refieren a esta fiesta (y si no, estad atentos el próximo 23 de Junio y veréis).

Por cierto, que no es casualidad que la festividad de San Juan Bautista sea exactamente 6 meses antes (o después) de la Navidad. El soslticio de invierno caía anteriormente el 25 de Diciembre (actualmente el 21 o 22 de Diciembre, dependiendo del año, y que podéis consultar aquí), y era también una importante celebración pagana. Y claro, ni San Juan Bautista nació el 24 de Junio, ni Jesús nació el 25 de Diciembre.

Read Full Post »

Parece que por fin se plantean corregir esta aberración

Como es sabido la hora oficial de referencia es la del meridiano de Greenwich en Londres, (Reino Unido). Este meridiano cruza España por el Este, por lo que Gran Bretaña y España comparten huso horario (1). Sin embargo, en la España peninsular llevamos una hora de adelanto (no así en Canarias que está correcta), de forma que cuando allí, en Greenwich, son las 10 horas aquí son las 11.

Desde Greenwich cada zona horaria hacia el este supone una hora más y una hora menos si avanzamos en dirección oeste.

La hora oficial de España es hoy la misma que la de Austria, Bélgica, Holanda, Polonia, Chequia…, es decir Centro Europa, lo cual es un contrasentido ya que todos estos países pertenecen a otro huso horario, al estar situados total o mayoritariamente al este del Meridiano de Greenwich.

Lo lógico sería compartir hora con Gran Bretaña e Irlanda, pero España no lo cumple, va una hora por delante de su “tiempo solar”, y en los veranos, al adelantarse otros 60 minutos más, el desfase aumenta a dos horas. Esto significa, en la práctica, que en España se aplica en invierno el horario de verano y que en verano tenemos un horario excéntrico que excede cualquier diferencia razonable respecto al tiempo solar.

Husos horarios en Europa respecto al tiempo de Greenwich (GMT)

Además esta situación tiene un orígen perverso. Es una consecuencia de la simpatía del dictador Franco por la Italia fascista y por la Alemania nazi, y que el 7 de marzo de 1940 se concretó en una “Órden” que el Régimen emitió para adelantar una hora el horario oficial en España, que hasta entonces iba ajustado al del Meridiano de Greenwich, como venímos diciendo, el que le corresponde a nuestro país por su longitud geográfica.

Esta órden, lógicamente no confesaba tal fetichismo sino que decía  Considerando la conveniencia de que el horario nacional marche de acuerdo con los de otros países europeos…”  pero aquel día, España puso su reloj en hora con la Alemania de Hitler, situada mucho más al este y con un huso horario distinto. Por supuesto, la medida se mantuvo los 40 años de la dictadura, pero lo realmente sorprendente es que, después, ninguno de los sucesivos gobiernos de la era democrática ha corregido este error histórico, por lo que hoy día, España continúa con la hora cambiada. Estos días se ha conocido la noticia de que el Congreso de los Diputados se plantea pedir al Gobierno un estudio socioeconómico para “conocer en detalle cuál sería la incidencia económica global de un posible cambio de huso horario en España y de una racionalización de los horarios laborales, para favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral”.

Por ello, aunque estamos acostumbrados a oír reiterativamente lo de “una hora menos en Canarias”, lo más correcto sería decir “una hora más en la Península”, que es la que tiene la hora errónea.

Husos Horarios

.

(1) A causa de la rotación de la Tierra alrededor de su propio eje, en cada lugar se alternan el día y la noche. En todos los puntos que se encuentran a lo largo del meridiano enfrentado directamente hacia el Sol es mediodía; en todos aquellos que se encuentran a lo largo del meridiano opuesto, a 180 de distancia en longitud, es medianoche.

Cuando el Sol se encuentra sobre el meridiano de nuestra ciudad obviamente aún no ha alcanzado el meridiano de otra ciudad inmediatamente al Oeste con respecto a la nuestra. De esto surge que el mediodía astronómico varíe de punto a punto para lugares incluso vecinos. Desde un punto de vista riguroso, cada ciudad debería tener su tiempo local.

Para regular esta materia, en 1884 se llegó a un acuerdo internacional por el cual la Tierra es dividida en 24 husos horarios, comprendiendo cada uno una banda de 15 contenida entre dos meridianos. Se estableció fijar como meridiano de origen el que pasa por Greenwich.

La base del actual sistema horario es el denominado tiempo medio de Greenwich (abreviado G.M.T.) o tiempo universal (abreviado U.T.). Por ejemplo, Italia pertenece al segundo huso horario también llamado tiempo medio de Europa Central. Todos los países pertenecientes a este huso adoptan, por convención, un tiempo retrasado de una hora con respecto a los que forman parte del meridiano de Greenwich (primer huso horario). El tiempo establecido de este modo también es llamado tiempo civil y no corresponde necesariamente al tiempo verdadero, es decir, al astrónomico.

.

Fuentes:  http://www.estrellasyborrascas.com, Wikipedia, http://www.astronomia.com,  http://www.astromia.com/glosario/hushorario.htm

Read Full Post »

Publicado en "Ciencia Explicada"

La fundación Templeton, fundada y financiada para el estudio científico de grandes ideas filosóficas e incluso religiosas, lanzó a varios pensadores una de esas grandes preguntas:

“¿Tiene el Universo un propósito?”

La respuesta del físico Neil deGrasse Tyson no puede ser más ambigua: “No estoy seguro“.

A continuación dejo una versión en vídeo de su respuesta, editada por los amigos de MinutePhysics. Aunque el inglés se entiende bastante bien, os dejo la traducción abajo.


Cualquier persona que exprese una respuesta más firme a la pregunta está reclamando un acceso al conocimiento que no se basa en fundamentos empíricos. Esta manera de pensar muy persistente, común a la mayoría de las religiones y algunas ramas de la filosofía, no ha logrado mucho en los esfuerzos del pasado para comprender, 
y por lo tanto predecir el funcionamiento del universo y nuestro lugar en él.

Afirmar que el universo tiene un propósito implica que el universo tiene intención. E intención implica un resultado deseado. Pero, ¿quién tendría el deseo? ¿Y cuál sería el resultado deseado? ¿Es la vida basada en el carbono inevitable? ¿O los primates vivientes son el pináculo neurológico de la vida? ¿Son las respuestas a estas preguntas aún sin expresar un posible sesgo profundo del sentimiento humano? Por supuesto, los humanos no estuvimos por aquí para hacer estas preguntas durante el 99,9999% de la historia cósmica. Así que si el propósito del universo era crear seres humanos, entonces el cosmos era vergonzosamente ineficaz al respecto.

Y si un objetivo adicional del universo era crear una base fértil para la vida, entonces nuestro entorno cósmico tiene una extraña manera de demostrarlo. La vida en la Tierra, durante más de 3,5 millones de años de existencia, ha sido constantemente asaltada por fuentes naturales de caos, muerte y destrucción. La devastación ecológica provocada por volcanes, cambios climáticos, terremotos, tsunamis, tormentas, pestes, y sobre todo asteroides asesinos, han extinguido al 99,9% de todas las especies que han vivido aquí.

¿Qué hay de la vida humana? Si usted es religioso, puede declarar que el propósito de la vida es servir a Dios. Pero si eres una de los 100 mil millones de bacterias que viven y trabajan en un solo centímetro de nuestro intestino inferior (que rivaliza, por cierto, el número total de personas que alguna vez han nacido) quizás darías una respuesta completamente diferente. En su lugar, podríamos decir que el propósito de la vida humana es ofrecernos un lugar oscuro, pero idílico, el hábitat anaeróbico de la materia fecal.

Por lo tanto, en ausencia de arrogancia humana, y después de filtrar las evaluaciones delirantes que promueve dentro de nosotros, el universo se parece cada vez más al azar. Cuando los acontecimientos que habrían de ocurrir en nuestro mejor interés son tan numerosas como otros eventos que rápidamente nos podrían matar, la intención última es difícil, si no imposible, de discernir. Así que aunque no puede presumir de saber con seguridad si el universo tiene un propósito, las pruebas en contra son fuertes y visibles para todo aquel que ve al universo tal como es y no como quiere que sea.

Podéis leer las respuestas tan distintas que dieron otros pensadores, que dependiendo de sus inclinaciones ideológicas van del “SÍ” al “NO” tajante. Y tú, ¿qué piensas?

Read Full Post »