Feeds:
Comentarios

Archive for the ‘Timos’ Category

Licenciado en chorradas

Anuncios

Read Full Post »

 

La Homeopatía y el desafío del millón de dólares

En 1996, Randi fundó la Fundación Educativa James Randi (JREF, por sus siglas en inglés). Esta organización intenta examinar las afirmaciones paranormales en condiciones controladas de experimentación. Entre 1996 y 2010 ofreció un premio de 1.000.000 de dólares a cualquiera que pudiera demostrar evidencia de cualquier poder o suceso paranormal, sobrenatural u oculto, bajo ciertos criterios de observación científica.

Ante el debate suscitado con la Homeopatía, Randi propuso someterla a análisis y al mencionado premio si superaba la prueba científica. Este documental narra lo que sucedió:

.

Read Full Post »

 por Ignacio Escolar
En el Museo de Burgos se expone una de las espadas más caras del mundo: la Tizona del Cid. En el 2007, la Junta de Castilla y León pagó por ella un millón y medio de euros en una de las decisiones políticas más vergonzosas de la reciente historia española. No es que el precio sea desmesurado, que lo es. No es solo que el dinero de los contribuyentes no debería gastarse en estas cosas, que también. Es que además la espada es falsa y tiene el mismo valor histórico que el sable láser de Luke Skywalker o que la Excalibur del rey Arturo.

Read Full Post »

Por vez primera, una fuerza política en este país aprueba una resolución de rechazo a la pseudociencia

por Eparquio Delgado

Después de varias semanas de debate por las redes sociales, hemos incluido algunas de las propuestas que han llegado para la resolución. Esta es la definitiva que se ha aprobado en la X Asamblea Federal de Izquierda Unida este fin de semana.

RESOLUCIÓN DE RECHAZO A LA HOMEOPATÍA Y OTRAS TERAPIAS PSEUDOCIENTÍFICAS 

 

El actual crecimiento de las llamadas “terapias alternativas” en nuestra sociedad pone en peligro la salud de las personas y acapara fondos que deberían ser destinados a garantizar el derecho a la salud de todos y todas.

Un ejemplo es el número creciente de médicos y farmacias que distribuyen homeopatía. Aunque esta terapia se basa en principios no científicos y su eficacia no ha sido demostrada, la industria de la homeopatía va ganando terreno en la sociedad y en las universidades, y comienza a exigir que sus supuestos tratamientos sean financiados por la sanidad pública.

(más…)

Read Full Post »

Por: Juan Arias
Juan Arias

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Pesebre-navidad
En el nacimiento de Jesús no sólo no hubo ni mula ni buey,
como ha afirmado el papa Benedicto XVI, en un gesto de progresismo bíblico. Por no haber no hubo ni pesebre.

Jesús ni siquiera nació en Belén. Por ello el Papa se ha quedado corto.

Hoy se sabe que en aquel tiempo en que Jesús nació, no hubo ningún empadronamiento en Belén, que fue siempre el motivo alegado para defender que Jesús había nacido allí ya que las familias tuvieron que ir a empadronarse a aquella ciudad.

El motivo de fondo alegado por la teología tradicional era que Jesús tenía que nacer en Belén ya que allí naciera el Rey David, y Jesús tenía que ser de sangre real, no hijo de un sencillo albañil y de una mujer quizás analfabeta. Y así inventaron lo del empadronamiento.

Si Jesús no nació en Belén, ni en un pesebre, tampoco hubo fuga a Egipto, ni matanza de inocentes a manos de Herodes. ¿Y entonces, las reliquias veneradas aún hoy en Roma de las pajas del pesebre de Jesús y de las gotas de leche de su madre María?

Jesús nació en Nazareth. A los judíos de su tiempo se les llamaba o por el nombre del padre o por el de la ciudad de nacimiento. Y ni una sola vez los evangelios canónicos hablan de “Jesús de Belén” y sí de “Jesús de Nazareth”, como hasta el Papa Ratzinger le llama en su libro.

Jesus de NazaretEs curioso que los papas, de vez en cuando, lanzan una china de progresismo, con verdades siempre a mitad, por miedo a escandalizar a los que ellos llaman “los fieles sencillos”.

Juan Pablo II, cuando fue promulgado el nuevo Catecismo Universal elaborado después del Concilio, eliminó de él el limbo de los niños muertos sin bautismo. No dio explicaciones. Quedaron sólo el purgatorio y el infierno.

Se dijo entonces que el papa polaco lo hizo porque llevaba desde niño una espina en su corazón: su madre había dado a luz a una hija muerta, que hubiera sido su hermana. Al no poder ser bautizada ni fue enterrada. Fue arrojada a la basura ya que sus padres eran muy católicos.

Llegado al trono de Pedro, el papa Wojtyla se tomó su pequeña venganza teológica eliminando el limbo que tantas lágrimas habían causado a lo largo de los siglos a miles de madres cristianas que perdieron a sus pequeños antes de ser bautizados.

La Iglesia antigua había inventado el limbo porque no sabía qué hacer con los niños muertos sin bautismo, y por tanto con el pecado original. No podían ir al cielo, pero tampoco al infierno, pobres criaturas. Y así surgió la idea peregrina, sin la más mínima base bíblica ni teológica, de que tenía que existir un lugar para ellos donde no gozaran de Dios, pero tampoco sufrieran con su ausencia, como en el purgatorio.

Infierno
Antes de morir, Juan Pablo II dio un paso más y se cargó también prácticamente el infierno al afirmar que no era “un lugar físico” como se había sostenido durante siglos, sino un “estado de ánimo”. ¿Y los demonios con sus calderas de azufre hirviendo? ¿Y los tormentos del fuego? Y si el infierno no era ya un lugar físico, menos lo sería el purgatorio.

Ha quedado, por ahora, sólo el cielo. ¿Hasta cuando? Por lo pronto tampoco puede ser un lugar físico de ríos de leche y miel, de músicas de violines y visiones beatíficas de la cara de Dios. ¿Qué será?

En otra ocasión el mismo papa polaco sorprendió durante una audiencia en San Pedro, cerca de la Navidad, al afirmar que la Iglesia “no sabía ni el día ni el mes ni el año en que había nacido Jesús”.

¿Y entonces la Nochebuena el 25 de diciembre? Se preguntaban los fieles. La Iglesia había escogido aquella fecha porque en ella se celebraban las bacanales de la fiesta del Sol entre los paganos, cristianizándola para siempre.

El papa meteorito Juan Pablo I, que disfrutó sólo de 30 días de pontificado tras morir de forma misteriosa, había también sorprendido al declarar que Dios no era sólo hombre sino también mujer, no sólo padre sino también madre. Y el diario vaticano, L´ Osservatore Romano, censuró sus palabras.

Hay quién asegura que en la Iglesia una verdad es la herejía pronunciada por un teólogo progresista, antes de defenderla el papa.

Por lo que se refiere al infierno, un lugar, según la Iglesia, de castigo eterno, sin retorno, ya los teólogos antes de que el papa Wojtyla lo vaciara de contenido, afirmaban que o existía él o existía Dios, ya que ambos eran inconciliables.

Ningún padre o madre de la tierra, por severos que sean, condenaría, en efecto, al hijo más criminal a un castigo eterno, sin posibilidades de vuelta atrás. Hasta las leyes humanas han abolido ya en muchas partes no sólo la pena de muerte sino hasta la cadena perpetua, dejando un margen a la regeneración hasta del mayor criminal.

¿Sería concebible un Dios que castigara eternamente si la Iglesia, paradójicamente, le adjudica una carga de misericordia infinita?

El Papa Ratzinger y Fidel Castro
La Iglesia y el Vaticano para ser creíbles y volver al espíritu de su fundador, el profeta de Nazaret, que ni casa tenía donde dormir, no puede conformarse con eliminar sólo la mula y el buey de un pesebre que nunca existió, sino que tendría también que eliminar por ejemplo, la prerrogativa del Papa de ser Jefe de Estado y de codearse tanto con los poderosos para encarnarse en los más humildes y sin poder.

Debería eliminar su poder de infalibilidad y su carácter de monarquía absoluta, incompatible con las democracias modernas.

Debería dejar a los cristianos decidir sus problemas escuchando más a sus propias conciencias que a lo que curas, obispos y papas, predican desde los púlpitos lanzándonos sus dogmas y anatemas sin diálogo ni contestación posible.

Juan Pablo II y Pinochet

Juan Pablo II se inclina ante el general Pinochet

Publicado en El País

Read Full Post »

Finalmente en la nueva carrera a la presidencia ha ganado Barack Obama, que despierta ya pocos entusiasmos entre nosotros tras descubrir en estos últimos años a través de sus obras, que no era tan “negro” como creíamos.

Pero lo más importante es que nos hemos perdido -afortunadamente- ver en acción a un personaje como Mitt Romney, fiel seguidor de la extemporánea secta de los Mormones.

Los Mormones sí, esos miembros de la llamada “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” que nos vienen contando en su libro que el trono de Dios se halla cercano a Kolob, un cuerpo celeste, considerado por los modernos comentaristas mormones como un planeta, aunque por otros se le considere una estrella.

Hemos podido ser gobernados (ya sabemos que a pesar de Merkel seguimos bajo la bota del sheriff global), por un tipo que deposita sus más íntimas creencias en que en Septiembre de 1823, un ángel llamado Moroni dejó algunas tablas en la parte norte del estado de Nueva York y que estas tablas (que “contenían el Evangelio Eterno Completo”) fueron descubiertas por un hombre llamado Joseph Smith. De estas tablas originales, según ellos escritas en “Egipcio, Caldeo, Árabe y Asirio”, Joseph Smith “tradujo” -al parecer el solito- el Libro del Mormón, en el cual se fundamenta la doctrina de los Mormones.

Este libro incluye entre otras delirantes aventuras, además del mencionado reinado extraterrestre de Dios, el relato de la visita que el legendario Jesús de Nazaret habría realizado a América después de su resurrección.

En fin, como podemos ver, apasionante y lúcida base de pensamiento para gobernar el mundo.

Read Full Post »

Read Full Post »

Older Posts »